Inizia.org Rotating Header Image

Coca Cola Light y la burbuja inmobiliaria.

Para que este 2014 no acabe con el blog tan desolado, publico un post que escribí hará unos tres años:

Mucho se ha escrito sobre las razones de ser de Coca Cola Light y Coca Cola Zero. Podrían parecer lo mismo, aunque tienen sus diferencias, sobretodo para los que disfrutan con la auténtica Coca Cola, dado que mientras la primera tiene un sabor muy diferenciando respecto a la original, la Zero se asemeja y mucho en sabor. En cuanto a los aportes calóricos por 100ml, mientras la primera aporta sólo 1 caloría, la segunda aporta 0,5 kilocalorías, o lo que es lo mismo: 500 calorías. Una Coca Cola normal tiene unas 40 kilocalorías.

Calorías al margen, las campañas de Marketing que desarrolla la compañía refresquera no entran en estos detalles, y vende ambas como bebidas bajas en calorías. Pero entonces ¿por qué tener dos productos básicamente iguales que compiten entre ellos? Ambos productos requieren su propia inversión en comercialización, distribución y publicidad. Y aún así, esta estrategia aumenta los beneficios de la compañía.

Coca Cola Light fue lanzada al mercado en 1982, y tras 25 años de comercialización, su crecimiento se encontraba estancado. El público objetivo era un público joven y preocupado por su figura. Pero ese público objetivo no se convertía en consumidor, a pesar de las agresivas campañas a las que Coca Cola nos tiene acostumbrados. Por eso el departamento de Marketing decidió crear la Coca Cola Zero, un nuevo producto para captar a los consumidores que se le escapaban: los que aún preocupados por su figura rechazan los productos light y los que preferían el sabor de la auténtica.

Uno de los más conocidos anuncios de Coca Cola Light, recreaban una oficina llena de descocadas trabajadoras, recreándose de la visión a través de una ventana de un fornido obrero sobre un andamio. El monumento a pecho descubierto se refrescaba tomando una Coca Cola Light. Aunque la campaña pervive en la memoria de muchos, parece que no alcanzó sus objetivos comerciales. ¿O sí?

Pero he querido ir un poco más allá en el análisis de la campaña, y me planteo la posibilidad de que un público distraído, viera el sex appeal del mancebo en su casco y su moreno de albañil en vez de en el refresco. E hilando un poco fino podríamos pensar en esta campaña como origen de la burbuja inmobiliaria, alimentada por el deseo de toda una generación de jóvenes queriendo ser obreros de la construcción.

Este hilarante análisis roza lo absurdo, pero imaginando que hubiera sido cierto, nos permite obtener una importante lección del mundo de la publicidad: lo importante no es el mensaje que se emite, sino el mensaje que llega.

0 Comments on “Coca Cola Light y la burbuja inmobiliaria.”

Leave a Comment