Inizia.org Rotating Header Image

A vueltas con las cookies

Que la justicia es lenta es bien sabido, y esta lentitud es bienvenida pues ha de ir sobre seguro. Hay una máxima en derecho que dice “es preferible dejar impune al culpable de un hecho punible que perjudicar a un inocente”. Pero también es cierto que a veces la justicia llega tarde y mal. Donde digo justicia, entiéndase también órganos legislativos.

Y esto viene a cuenta de las maltrechas cookies de los navegadores web. No voy a entrar a explicar qué son las cookies y cuál es su finalidad, pues en la wikipedia tenemos un artículo muy bueno que explica todo esto.

Pues bien, las agencias de protección de datos europeas aún las tienen en el ojo del huracán. Consideran que el uso que de ellas hacen las empresas de marketing, atenta contra la privacidad de los internautas, y por ello nos recuerdan que una directiva europea sobre privacidad, exigirá el consentimiento expreso de los usuarios antes de poder almacenar cookies en sus discos duros (ver documento pdf en inglés). Como todos sabemos que Europa es algo etéreo, aún falta que cada Estado miembro aplique la directiva en mayor o menor grado.

A día de hoy, los navegadores web permiten bloquear todas las cookies o solo las de aquellos servidores que queramos. Pero por defecto, los navegadores vienen configurados para aceptar todas las cookies. Dicho informe pretende que los navegadores web por defecto bloqueen las cookies, y sean los usuarios quienes de manera expresa decidan aceptarlas.

Quienes hayan leído el artículo Cookie de wikipedia, habrán visto que estas se inventaron para otra finalidad diferente a la del marketing. Resumiendo, una cookie sirve para decirle a un servidor web que somos el mismo de antes, y aunque las empresas de marketing utilizan este recurso para crear patrones de navegación y perfiles de usuario, las páginas web las utilizan para recordar las preferencias que un usuario de internet configuró para ver una página, para recordar que ese usuario ya introdujo su usuario y password y por tanto tiene permiso para ver su información, para saber que ese usuario tiene en su cesta de la compra 2 libros y para muchas cosas más.

Delete Cookies

Delete Cookies

Esto viene a significar que sin cookies, la mayoría de los sitios y aplicaciones web no funcionarían correctamente. Hay alternativas a las cookies, pero todas tienen inconvenientes que las hacen ser peor opción. Al final, los usuarios tendrán que aceptar las cookies para poder acceder a su cuenta de correo, a sus redes sociales, para que el periódico online que leen todos los días recuerde sus preferencias, etc. Pero un usuario poco experimentado o desinformado por la actual prensa, rechazará las cookies porque ha escuchado que atentan contra su privacidad, pero no sabrá por qué no le funciona correctamente Hotmail, Facebook, Amazon.

Y volviendo al primer párrafo decía que la justicia llega tarde y mal. Mal porque aplica una solución extrema sin tener en cuenta los daños colaterales; y tarde porque HTML5 ya está aquí, y viene con “Locale Storage” una opción que permite almacenar información en el disco duro de los usuarios más allá de los 4kb que permiten las cookies, y más allá de la simple estructura de pares clave/valor que ofrecen las cookies. Y esta nueva opción no viene para espiar a los usuario, sino para dar mayor potencia a todas las aplicaciones web de nueva generación que están por todas partes. Hace tiempo que volamos hacia la cloud computing, y los navegadores web tienen que evolucionar y ofrecer mayores recursos a las aplicaciones web. Que alguien utilizará este recurso para fines maliciosos es ya inherente a la humanidad, pero no por ello debemos dejar de avanzar.

Para saber más sobre las cookies recomiendo:

La web corporativa. ¿Escaparate comercial o canal de conversación?

Cuando afrontamos el diseño de nuestra web corporativa, lo primero que debemos tener claro es lo que queremos: un escaparate o un canal de conversación; lo que esperamos de ella: obtener miradas o entablar conversaciones.

Si cogemos varias webs corporativas, veremos que el patrón que más se repite es el que jerarquiza la web por: productos, soluciones, noticias y empresa mayormente. Este patrón corresponde a mi entender a una web escaparate.

Una web escaparate es la que desarrollamos de espaldas a nuestros clientes, pensando que sabemos lo que necesitan. Tremenda osadía. Una web escaparate es una careta de cualquier empresa. Es la imagen que queremos transmitir. Pero esta puede no corresponder con la realidad. Cuando entro en una web corporativa y leo eso de “Somos líderes en nuestro sector”, tengo claro que estoy ante un escaparate. Me van a intentar vender la moto, pero no me van a escuchar. A lo sumo, tendré un buzón o un teléfono de contacto.

A día de hoy podemos dibujar internet como un gran mercado. Cada vendedor engalana su puesto lo mejor que puede, e intenta captar nuestra atención con su locuacidad. Pero la competencia es fiera. Dedicamos más tiempo a intentar vender nuestra mercancía que a enseñar nuestras especias, sedas y piedras preciosas.

Analizamos nuestro tráfico web para conocer nuestro mercado. Olvidamos que internet es un vehículo bidireccional. Aplicamos metodologías heredadas de los medios tradicionales: radio, prensa y televisión. Desaprovechamos el canal.

Si creamos una web escaparate, puede que logremos captar muchas miradas, pero muchas serán fugaces. Por qué no intentar captar un “hola”.

Los mercados son conversaciones, e internet el mejor medio de comunicación. Pero para conversar, necesitamos tener algo que decir. Si no tenemos nada que decir, es que no tenemos nada que vender. Y para vender humo, sólo nos queda montar el mejor escaparate, y confiar después en nuestra capacidad para seducir. Pero deberíamos saber, que los mercados son cada vez más inteligentes. Las personas hablan entre ellas. Ellas desconfían de quien les habla desde un pedestal, con careta y con palabras vacías. Prefieren hablar con las personas de su alrededor. Quieren conversar, no sólo escuchar.

Nuestra web corporativa debería ser una oportunidad para conversar con nuestros mercados.

The Evnt

The Evnt se celebró en la ciudad de Cáceres los días 9 y 10 de abril en el Complejo Cultural San Francisco. Es el segundo evento de este tipo al que acudo, y aunque es poco para poder opinar con buen criterio, si me gustaría dar mi opinión personal sobre la experiencia.

Hace unos años acudí en Madrid al Foro Internet en el Palacio de Congresos de Castellana. Tuve la suerte de conocer a Eduardo Manchón hablando de Panoramio y a los chicos de elotrolado.net, que a pesar de no ofrecer una buena ponencia, se mostraron como chicos naturales y cercanos, y contaron su experiencia casi amateur. El resto de las ponencias que recuerdo fueron sobre Google Analytics, CorreoDirect y un motor de BBDD en Java Object, pareciéndose más a espacios comerciales que docentes. En general el evento me decepcionó, y no me había planteado acudir a ningún evento de este tipo hasta que conocí The Evnt.

Y me alegro de haber acudido, pues el sabor de boca que me ha quedado es muy bueno.

Se habló de internet y marketing. De usabilidad, frameworks, javascript, html5, redes sociales, métricas y análisis web, programación en iphone y android, de emprendedores. El contenido fué exquisito y enriquecedor, unas veces profundizando en la materia y otras a modo acercamiento.

Todo bajo una organización de diez. Con actuaciones de magia entre ponencia y ponencia para animar y dinamizar; sin duda toda una sorpresa y una idea muy acertada.

Con unos ponentes de lujo y unas ponencias muy preparadas.

Y bajo un excelente marco: un antiguo convento restaurado y convertido en espacio cultural en la ciudad de Cáceres.

Por la opinión de asistentes y ponentes, el evento ha gustado y mucho, y puede convertirse en un evento de referencia en España para los profesionales de internet.

Trabajar con un segundo monitor

Ya deberían ser de sobra conocidas las bondades de trabajar con un segundo monitor. Mi experiencia comenzó ya en el 2004, cuando comencé a leer en internet sobre la comodidad de programar web con dos monitores (dos cabezas), donde podía ver la web y a la vez modificar el código. Pero las ventajas no se quedaron ahí:

- Podemos trabajar mientras leemos documentación o ayuda.

- En aplicaciones con ventanas de herramientas, podemos ubicarlas todas en el segundo monitor mientras el primero lo aprovechamos como área de trabajo. Un ejemplo serían las herramientas de dibujo.

- Para entornos de desarrollo, podemos colocar las ventanas de debug en el monitor auxiliar mientras ejecutamos la aplicación en el principal.

- Cuando ejecutamos aplicaciones a toda pantalla (como los reproductores de video) podemos mantener visibles las ventanas que deseemos en el monitor secundario (por ejemplo la mensajería instantánea o el cliente de correo).

Aún con la llegada de los monitores panorámicos, las ventajas del segundo monitor se mantuvieron intactas, por la separación lógica que suponen dos monitores y la facilidad para maximizar en una mitad del área de escritorio.

Pero los monitores panorámicos nos permiten una variante a la hora de usar dos monitores, y es la distribución en forma de libro: situando dos monitores panorámicos en posición vertical (pivotaje vertical) uno al lado de otro. Así como para entornos de trabajo y multimedia es más cómodo un monitor panorámico en horizontal, para lectura o escritura de documentos lo es en posición vertical, a modo de hoja o página.

Se puede hacer una combinación mixta con un panorámico horizontal y otro vertical, para cubrir todas las necesidades.

Cualquier combinación es buena y supondrá un aumento de la productividad desde los primeros días. Y su configuración es a día de hoy bastante sencilla, pues los principales sistemas operativos ya vienen preparados para trabajo con más de un monitor. Ta sólo deberemos asegurarnos de que nuestra tarjeta gráfica tenga dos salidas de video o hacernos con una que si las tenga.

Autofocus

Son muchos los sitios web que se olvidan de algo tan fácil como usar el autofocus, que aumenta la usabilidad y mejora la experiencia web. El autofocus permite situar el cursor de escritura en un campo de formulario HTML.

Cuando accedemos a la página de autenticación de gmail, de facebook o de muchos otros sitios web, el foco de escritura se encuentra en el campo usuario, puesto que escribir el nombre de usuario es la acción natural que va a realizar todo usuario. Este sencillo detalle ahorra al usuario tener que clickar en el campo para situar el foco de escritura.

También tenemos a los principales buscadores web: google, bing o yahoo, que sitúan el foco de escritura en su campo de búsqueda. En los casos de google y bing parece más evidente su uso por tratarse de interfaces sencillas, donde el campo de búsqueda tiene el principal protagonismo. En cambio yahoo, guarda parecido con los clásicos portales de contenidos, teniendo incluso campos de escritura secundarios repartidos por su contenido, pero aún así, posiciona el foco en el campo de búsqueda por ser el campo de escritura natural que usarán la mayoría de usuarios.

En el caso de los formularios con múltiples campos, como puede ser el caso de un formulario de registro, lo natural es comenzar a rellenarlo por el principio, siendo lo recomendable posicionar el foco en el primer campo.

Es tan fácil como utilizar la función focus() de javascript sobre el campo de texto que deseamos, en el evento onload de la página web. Además, la nueva especificación de HTML5 incorpora el atributo booleano autofocus para los campos de texto, que indica al navegador web el campo de escritura que ha de tener el foco al cargar la página web, sin necesidad de utilizar javascript.

Indicadores de actividad en la web 2.0

Si hay algo que a día de hoy nos ayuda a identificar una web 2.0, es la presencia de indicadores de actividad, esas imágenes que nos dicen que la web que estamos viendo está realizando alguna tarea auxiliar. Ejemplos sencillos serían cuando en Twitter o Facebook solicitamos ver mensajes más antiguos en nuestra línea de tiempo o nuestro muro y nos muestra una imagen parecida a un radar o la aguja de un reloj; o cuando en gmail enviamos un email y aparece un mensaje informando que el envío se está realizando; y podríamos poner más ejemplos.

Sin duda alguna el indicador más popular y más característico de la web 2.0 es

Según el nivel de complejidad de una aplicación web dada, puede ser necesario además de mostrar un indicador de actividad, bloquear la página para evitar que el usuario realice cualquier otra acción antes de terminar la que está en curso.

Para no pecar por exceso o por defecto a la hora de mostrar indicadores de actividad o bloquear y desbloquear la aplicación web, una buena práctica es retrasar esta acción por ejemplo 1500ms, de modo que si la acción requiere menos tiempo para llegar a término, no disturbamos al usuario; mientras que si la acción demanda más tiempo, adquiere toda su importancia el avisar al usuario de la activiad en curso.

Es fácil lograr esta funcionalidad con setTimeout y clearTimeout de javascript. Retrasando la aparición del indicador y/o el bloqueo de la aplicación web el tiempo definido  y cancelando el disparador al finalizar la acción. Con esto conseguimos que si la acción requiere menos tiempo del fijado, el disparador nunca llega a ejecutarse.

Ajaxload